Ac­erca de Health&Help

Health&Help es una or­ga­ni­zación sin án­imo de lu­cro que pro­por­ciona ayuda médica a las per­sonas más po­bres del plan­eta. El proyecto fue lan­zado en 2015 por un pe­queño grupo de in­di­vid­uos ded­i­ca­dos a hacer del mundo un lu­gar mejor, pro­por­cio­nando a las co­mu­nidades aten­ción médica in­de­pen­di­en­te­mente de su color de piel, su sexo, su iden­ti­dad na­cional, su re­ligión o su situación económica. Es­ta­mos agrade­ci­dos por nue­stros tri­un­fos y en­tu­si­as­ma­dos por el éx­ito que he­mos tenido hasta ahora. Seguimos cre­ciendo día a día, tra­ba­jando ha­cia nue­stro ob­je­tivo común de mejo­rar las vi­das de las per­sonas nece­si­tadas.

Nues­tra his­to­ria

La his­to­ria de Health&Help comienza con dos chi­cas que tenían un gran sueño. De­spués de haber tra­ba­jado como vol­un­taria en Guatemala, Vic­to­ria Vá­likova, con la ayuda de Ka­rina Bashárova, de­ci­dieron ayu­dar a re­solver la cri­sis de salud en Guatemala. Según la Agen­cia de los Es­ta­dos Unidos para el De­sar­rollo In­ter­na­cional (US­AID),

"Guatemala es el país más grande y con la mayor economía de América Cen­tral, con más de 15 mil­lones de habi­tantes, más de la mi­tad de los cuales viven en la po­breza. La población de Guatemala se di­vide aprox­i­mada­mente en partes iguales en­tre las zonas ur­banas y ru­rales, pero ex­is­ten grandes difer­en­cias en el de­sar­rollo económico, el ac­ceso a los ser­vi­cios de salud y los logros en ma­te­ria de salud; la situación de las zonas ru­rales es mu­cho peor que la de las zonas ur­banas. La población rural está con­sti­tu­ida pre­dom­i­nan­te­mente por pueb­los in­dí­ge­nas de los nu­merosos gru­pos ét­ni­cos y lingüís­ti­cos de Guatemala".

Vic­to­ria y Ka­rina fun­daron Health&Help con el ob­je­tivo de ll­e­var aten­ción médica a las zonas ru­rales de Guatemala, el hogar de las co­mu­nidades más vul­ner­a­bles, nor­mal­mente de as­cen­den­cia maya. La Guerra Civil guatemal­teca en­tre 1960 y 1996 im­pactó fuerte­mente a las co­mu­nidades mayas que hasta el día de hoy sufren por la po­breza, los crímenes de odio y la ev­i­dente dis­crim­i­nación en el país.

La clínica en Guatemala

Para en­con­trar el lu­gar ade­cuado para la clínica, Vic­to­ria se puso en con­tacto con el Min­is­te­rio de Salud Pública para de­s­cubrir cuáles eran las re­giones más nece­si­tadas. Las zonas más po­bres de Guatemala es­tán ubi­cadas en el lla­mado corre­dor seco, que tiene las tasas de mor­tal­i­dad más al­tas y la menor can­ti­dad de re­cur­sos disponibles. De­spués de var­ios vi­a­jes a pueb­los re­mo­tos, el lu­gar per­fecto fue en­con­trado en la in­ter­sec­ción de var­ios caminos de difer­entes pueb­los en Chuina­j­ta­juyub, en el mu­nici­pio de To­ton­i­capán, Guatemala.

La fi­nan­ciación se re­al­izó a través de Boom­starter y los ar­qui­tec­tos Mikhail Shishin y Eliza­veta Shishin se unieron al proyecto en 2016, hacién­dose cargo de los planes de dis­eño, la con­struc­ción y el crono­grama sin recibir com­pen­sación económica a cam­bio. Los miem­bros de la co­mu­nidad, mo­ti­va­dos por la opor­tu­nidad de tener el primer y único cen­tro de salud en Chuina­j­ta­juyub y los pueb­los ady­a­centes, se ofrecieron vol­un­tari­a­mente para par­tic­i­par en el pro­ceso de con­struc­ción.

Nos en­frenta­mos a mu­chos ob­stácu­los du­rante la con­struc­ción, pero a me­dida que nues­tra clínica crecía, tam­bién lo hacía nue­stro equipo. Los nuevos vol­un­tar­ios asum­ieron difer­entes re­spon­s­abil­i­dades, apor­taron sus ex­pe­ri­en­cias y am­plios conocimien­tos al proyecto.

El nú­cleo de gestión se formó a par­tir de vol­un­tar­ios, ami­gos y pa­troci­nadores. El proyecto Health&Help fue reg­istrado como or­ga­ni­zación sin án­imo de lu­cro en Guatemala, Es­ta­dos Unidos y Holanda.

La clínica abrió sus puer­tas el 24 de febrero de 2017. Hoy en día es el único cen­tro médico que atiende a las aldeas cer­canas, donde los pa­cientes pueden recibir aten­ción médica de cal­i­dad aunque no ten­gan dinero para pa­garla.

La clínica fun­ciona como cen­tro de aten­ción am­bu­la­to­ria 8 ho­ras al día, 6 días a la se­m­ana, y como cen­tro de emer­gen­cia y punto de ac­ceso de am­bu­lan­cias 24 ho­ras al día, 7 días a la se­m­ana. Vol­un­tar­ios de to­dos los rin­cones del mundo vienen a tra­ba­jar a la clínica, ex­am­i­nando a más de 50 pa­cientes di­ari­a­mente. Se re­al­izan con­sul­tas, se pre­scriben medica­men­tos, se re­al­izan pe­queñas cirugías y se prac­ti­can exámenes ginecológi­cos a más de 20.000 per­sonas que viven en la zona, así como a vis­i­tantes de otras zonas. No hici­mos pub­li­ci­dad de la clínica, pero nue­stros pa­cientes cor­rieron la voz: hoy en día ten­emos pa­cientes que nos vis­i­tan de lejos, de­spués de en­ter­arse de la ex­is­ten­cia de la clínica. Al­gu­nas per­sonas vi­a­jan hasta seis ho­ras para vis­i­tarnos, in­cluso si hay cen­tros médi­cos más cer­canos, sólo porque esos lu­gares no tienen sum­in­istros, medica­men­tos, tra­ba­jadores disponibles, o porque tienen de­masi­a­dos pa­cientes y tienen que ne­garse a acep­tar a al­gunos pa­cientes. Es­ta­mos con­tentos de recibir a to­dos, sin im­por­tar sus in­gre­sos, su pueblo de ori­gen o su id­ioma (nue­stros pa­cientes hablan 6 id­iomas mayas difer­entes, y para sat­is­facer sus necesi­dades con­trata­mos a per­sonas lo­cales que hablan es­pañol y uno o dos id­iomas mayas para que nos traduz­can).

Nue­stro equipo

Los miem­bros del equipo de Health&Help son gente común. Tra­ba­jamos duro y creemos en lo que hace­mos. Cada uno de nosotros ofrece una parte de sí mismo para mejo­rar la vida de los demás. Ten­emos val­ores, ob­je­tivos y un sueño en común: hacer de este mundo un lu­gar mejor. Nue­stros vol­un­tar­ios vienen de to­das partes del mundo, y de to­das las pro­fe­siones y condi­ciones so­ciales. Por nom­brar al­gunos, ten­emos médi­cos que vienen de Ru­sia, Es­ta­dos Unidos, Eu­ropa, América del Sur y América Cen­tral (¡in­cluyendo Guatemala!). Nue­stros en­fer­meros, asis­tentes y paramédi­cos son en su may­oría per­sonas lo­cales, que con­trata­mos para pro­por­cionar tra­bajo a la co­mu­nidad, y que tra­ba­jan junto a vol­un­tar­ios de todo el mundo. Nue­stros es­tu­di­antes nos vis­i­tan por perío­dos cor­tos para adquirir ex­pe­ri­en­cia en el campo de la ayuda hu­man­i­taria y ayu­dar a los tra­ba­jadores de la salud con tar­eas sim­ples, or­ga­ni­zando y dis­tribuyendo dona­ciones a la población lo­cal, y pro­por­cio­nando ed­u­cación san­i­taria so­bre nu­tri­ción, higiene y cuidado in­fan­til. Nue­stros ad­min­istradores tra­ba­jan a dis­tan­cia desde Guatemala, Es­ta­dos Unidos y Ru­sia. Y la lista con­tinúa.

Nue­stros pa­troci­nadores

Nue­stro tra­bajo no sería posi­ble sin nue­stros pa­troci­nadores. Las per­sonas y em­pre­sas que nos apoyan provienen de difer­entes cul­turas y países. Cien­tos de per­sonas han apoy­ado el proyecto do­nando dinero, medica­men­tos y sum­in­istros médi­cos, ma­te­ri­ales de con­struc­ción, o su tiempo y ex­pe­ri­en­cia al proyecto, a ve­ces como vol­un­tar­ios du­rante muchas se­m­anas y meses sin es­perar nada a cam­bio. Nue­stros pa­troci­nadores y vol­un­tar­ios son el alma de esta or­ga­ni­zación.

Nue­stros pro­gra­mas

Di­a­betes

Health&Help in­tro­dujo un pro­grama de ed­u­cación di­a­bética en la zona con un en­foque único para la región. Las per­sonas di­ag­nos­ti­cadas con di­a­betes reciben as­eso­ramiento ex­tenso, apren­den a usar glucómet­ros para con­tro­lar sus nive­les de glu­cosa en casa y reciben medica­men­tos que sal­van sus vi­das. An­i­mamos a los pa­cientes a que ven­gan con sus fa­mil­iares para garan­ti­zar el apoyo domi­cil­iario y el apoyo para cam­biar el rég­i­men al­i­men­ta­rio.

Desnu­tri­ción in­fan­til

Guatemala tiene la sexta tasa de desnu­tri­ción crónica más alta del mundo y este es un prob­lema en crec­imiento. El índice de desnu­tri­ción gen­eral es su­pe­rior al 40%, y en la región de To­ton­i­capán, donde se en­cuen­tra nues­tra clínica, al­canza un de­scon­so­lador 70%, afectando so­bre todo a las pobla­ciones in­dí­ge­nas. Pro­por­cionamos su­ple­men­tos nu­tri­cionales, vi­t­a­m­i­nas y medica­men­tos an­tipar­a­sitar­ios a los niños, mien­tras ed­u­camos a los padres so­bre los as­pec­tos bási­cos de la nu­tri­ción, la higiene y el cuidado de sus hi­jos.

La di­ar­rea es una de las prin­ci­pales causas de mor­bil­i­dad y mor­tal­i­dad in­fan­til en los países en de­sar­rollo, in­clu­i­dos Guatemala y Nicaragua. Tra­ba­jamos muy duro para cam­biar es­tas es­tadís­ti­cas y mejo­rar la salud de nue­stros pe­queños pa­cientes.

Con­trol de na­tal­i­dad

Según la OMS, el ac­ceso a la salud re­pro­duc­tiva está sev­era­mente lim­i­tado en­tre las pobla­ciones in­dí­ge­nas de toda América Cen­tral. Ed­u­camos a las mu­jeres lo­cales so­bre la salud de la mu­jer y la pre­ven­ción de en­fer­medades de trans­misión sex­ual, ofre­cién­doles una var­iedad de op­ciones de con­trol de la na­tal­i­dad a corto y largo plazo y abor­dando los prob­le­mas de fer­til­i­dad. Una mu­jer prome­dio en nues­tra región se casa a me­di­a­dos o fi­nales de su ado­les­cen­cia y tiene más de 6 hi­jos en su vida. Em­poder­amos a las mu­jeres lo­cales para que tomen el con­trol so­bre su salud re­pro­duc­tiva y en­señen a sus hi­jas a hacer lo mismo. Creemos que las fa­mil­ias sanas comien­zan con mu­jeres sanas y tra­ba­jamos muy duro para apo­yar a las mu­jeres lo­cales en sus de­ci­siones re­pro­duc­ti­vas.

Chequeos de em­barazo

Es­ta­mos an­i­mando ac­ti­va­mente a las mu­jeres a que se ha­gan chequeos de em­barazo tan pronto como de­s­cubren que es­tán em­barazadas. Ofre­ce­mos a to­das las mu­jeres en edad fér­til prue­bas de em­barazo, ya que al­gu­nas de el­las no saben que es­tán em­barazadas hasta que han pasado mu­chos meses. Dedicamos una enorme can­ti­dad de tiempo y es­fuerzo a as­eso­rar a las mu­jeres em­barazadas y a pro­por­cionarles aten­ción pre­na­tal y vi­t­a­m­i­nas. Re­speta­mos las tradi­ciones lo­cales de parto y tra­ba­jamos en es­trecha co­lab­o­ración con los co­madronas lo­cales. Las mu­jeres in­dí­ge­nas que cumplen esta fun­ción brin­dan apoyo, ori­entación y ayuda a las fu­turas madres du­rante el em­barazo y el parto; sin em­bargo, no es­tán ca­pac­i­tadas para re­cono­cer y tratar las emer­gen­cias que pueden sur­gir du­rante el pro­ceso. Las co­madronas nos traen a las mu­jeres cuando el tra­bajo de parto es anor­mal, y per­manecen con el equipo médico du­rante todo el pro­ceso del parto para ayu­dar a las madres a sen­tirse se­guras y có­modas. Tam­bién aten­demos y su­per­visamos el tra­bajo de parto en el hogar si una mu­jer se mues­tra de­ci­dida a no ir a la clínica (hay mu­chos rit­uales y creen­cias que en­tran en juego, y no ex­iste una aso­ciación es­table­cida en­tre el parto y una in­sti­tu­ción de salud en Guatemala).

La con­struc­ción de una nueva clínica en Nicaragua

En oc­tubre de 2017, las fun­dado­ras del proyecto de­ci­dieron con­struir la se­gunda clínica de Health&Help en El Rosario, en el mu­nici­pio de Chi­nan­dega, Nicaragua. El sitio de con­struc­ción está ubi­cado en una zona re­mota, en una de las co­mu­nidades más po­bres del país. No hay elec­t­ri­ci­dad ni agua cor­ri­ente. La may­oría de las casas son con­stru­idas con en­volturas de plás­tico y la co­mida se cocina a fuego abierto. No hay un camino pavi­men­tado ha­cia la aldea, lo cual es una de las ra­zones por las que los lu­gareños no pueden obtener ayuda médica a tiempo.

La clínica Health&Help es­tará ubi­cada en la costa de la Bahía de Fon­seca. Es­tará dis­eñada para pro­por­cionar aten­ción am­bu­la­to­ria, aten­ción de emer­gen­cia, así como ac­ceso a los ser­vi­cios de lab­o­ra­to­rio de forma gra­tuita. Tam­bién apo­yare­mos a la población lo­cal a través de la creación de puestos de tra­bajo y opor­tu­nidades ed­uca­ti­vas.

Las obras de con­struc­ción es­tán pre­vis­tas para noviem­bre de 2018 y serán di­rigi­das por los ar­qui­tec­tos de Health&Help, Mikhail Shishin y Eliza­veta Shishin.

Nue­stros planes para el fu­turo

Cada vol­un­tario de Health&Help tra­baja duro para hacer de este mundo un lu­gar mejor. Soñamos con di­fundir nues­tra idea por todo el plan­eta, con­struyendo y ad­min­is­trando clíni­cas gra­tu­itas en todo el mundo.

Esta es tu opor­tu­nidad de cam­biar la vida de otros y de hacer la difer­en­cia con­vir­tién­dote en pa­troci­nador o vol­un­tario. Siem­pre es­ta­mos abier­tos a cualquier tipo de co­lab­o­ración, sólo en­víanos un correo elec­trónico a mail­[email protected] y en­con­traremos la forma de tra­ba­jar jun­tos.